5 hábitos nocturnos que debes eliminar
Sánchez Isame, Nicolás

Siempre digo que es tan importante incorporar o agregar cosas positivas a nuestra vida como ELIMINAR cosas de ella, ya sean hábitos, pensamientos e incluso personas (no me malinterpretes, ¡no dije que debas asesinarlas!).

Es lo que los estoicos denominaban la «vía negativa», es decir, eliminar en lugar de adicionar. No es que eliminar sea mejor que adicionar, ambas son buenas estrategias, lo que sucede es que es mejor eliminar antes de adicionar. Es como el viajero que necesita vaciar un poco su mochila para poder emprender su camino más ligero.

En este artículo en particular y en consonancia con el anterior donde hablé de la importancia de tener un sueño de calidad en nuestra vida, quiero mencionarte 5 hábitos nocturnos que debes eliminar de tu vida, es decir, 5 cosas que debes dejar de hacer.

Sin más dilación vamos a ver cuáles son esos cinco hábitos que debes dejar de hacer por las noches.

 

 

1 – Fuera pantallas de luz azul

 

Aunque no lo creas, estar mirando pantallas de luz azul justo antes de dormir es una pésima idea; estas luces confunden a nuestro cerebro, haciéndole creer que aún es de día cuando ya no lo es.

Así entonces, el cerebro – que cree que aún está en la vigilia – retrasa la segregación de melatonina, el neurotransmisor que nos induce el sueño. Y no la retrasa por unos minutos, no, lo hace por al menos dos horas.

De modo que si te vas a dormir a las 10pm mirando pantallas de luz azul, tu cerebro no comenzará a segregar melatonina al menos hasta las 00, haciendo que des vueltas y vueltas en la cama a la vez que tengas una mala noche de sueño o, como lo denomina Nick Littlehales (el coach de la élite del sueño) tener un sueño basura.

Además, el problema no es solo de tipo fisiológico sino psicológico. «Perdón Nicolás pero no te entendí, ¿qué demonios estás diciendo?» Me explico: una parte del problema es que estés mirando pantallas de luz azul antes de irte a dormir, la otra parte del problema es el contenido que estés consumiendo. ¿Has notado que si durante el día piensas demasiado en una cosa generalmente sueñas sobre eso? Eso sucede porque has estado enfocando tus pensamientos en una sola cosa.

Tú podrás argumentar que si enfocas los pensamientos en cosas positivas, eso no tiene que constituir ningún problema. Y sí, tienes razón. Pero dime una cosa: ¿en qué contenido se enfocan la mayoría de las personas antes de dormir? ¿En su desarrollo personal o en las porquerías de la televisión y las redes sociales? Estoy seguro que más en lo segundo que en lo primero.

Sí, la visualización es un potente ejercicio mental, pero también es un arma de doble filo. Si te centras en lo positivo será positivo, pero si te centras en lo negativo, bueno, ya sabes lo que sucederá.

Y no necesariamente tienen que ser informativos o reality shows, imagina el hecho de ver una película sangrienta o de terror; la parte más primitiva de tu cerebro no diferencia entre realidad y fantasía y creerá que es real todo lo que ve en una pantalla.

Por último, recuerda que el último pensamiento que tengas en la noche será el primero que tengas al día siguiente, de modo que, ¿por qué no procuras que sea algo positivo?

 

 

2 – Cenas copiosas

 

En mi caso en particular, este fue uno de los errores que he estado cometiendo por años; cenaba la misma cantidad de comida que almorzaba, y eso me dificultaba mucho la conciliación del sueño, algo que como ya he mencionado en el artículo anterior, siempre me ha costado un poco.

Por ello decidí consultar con mi nutricionista y sugerirle la eliminación de la cena. De este modo me sentía mejor a la hora de irme a la cama y, luego, fui extendiendo el tiempo de ayuno hasta convertirlo en una de las mejores prácticas de salud que he incorporado hasta ahora: el ayuno intermitente. Aunque, si lo analizas bien, más que incorporación es una eliminación, ya que eliminas por un lapso de tiempo la incorporación de alimentos a tu organismo, permitiéndole a este descansar.

Ese es otro de los problemas de las cenas copiosas, no solo que te vas lleno a la cama sino que tu sistema digestivo se pone a trabajar en un momento en el que debería dejar de hacerlo y descansar; ten en cuenta que tu cuerpo necesitará de unas buenas dosis de energía para digerir los alimentos, energía que podrías conservar para trabajar al día siguiente.

Ahora bien, sé que muchas personas no querrán practicar el ayuno intermitente o quitar la cena de sus vidas, ya sea porque no quieran pasar un poco de hambre y adaptarse al cambio o por una cuestión de ir en contra de las normas sociales; si tu ventana de ayuno, es decir, las horas en las que no estás consumiendo alimentos va en contra de lo que dictan las normas sociales, va a serte un poco complicado salir a cenar frecuentemente con tus amigos. No obstante, recuerda que puedes elegir la ventana de alimentación pero, de uno u otro modo siempre deberás sacrificar algo.

Entonces, si no quieres practicar ayuno intermitente o eliminar la cena, lo que te propongo es que tu última comida del día la realices al menos dos horas antes de irte a dormir, de modo de darle un poco de tiempo a tu organismo para la digestión. Como todo, al principio puede ser que te sea incómodo pero luego terminarás acostumbrándote. Por supuesto, vigila qué comes en tus cenas; si ya sabes que un cierto tipo de alimentos te cae mal, por favor, ¡no lo consumas!

 

 

3 – No consumas bebidas estimulantes y/o alcohólicas

 

En primera instancia, deberías disminuir o eliminar el consumo de líquidos muy cercano a la hora de dormir, ya que si lo haces te verás obligado a levantarte una o varias veces a mitad de la noche para orinar, teniendo una noche de sueño interrumpida.

Si tan solo el consumo de agua puede provocarte un sueño interrumpido que, por supuesto, es de poca calidad, imagínate lo que podría provocarte el consumo de bebidas estimulantes como el té o el café, o de bebidas alcohólicas como la cerveza, el vino o el wiski.

Vamos primero con las bebidas estimulantes. Como su nombre lo dice, estas bebidas estimulan al organismo y lo mantienen despierto; la teína y la cafeína provocan este efecto, e incluso esta última puede llegar a permanecer hasta por 8 horas en el organismo.

De modo que si eres un adicto al café y quieres acostarte temprano, digamos a las 10 pm, tu última taza de café deberías consumirla a las 2pm. Es cierto que existen algunos tipos de té como la manzanilla o el tilo que inducen al sueño pero, como todo líquido, si vas a consumirlo procura hacerlo unas horas antes de irte a dormir de modo de poder orinar antes de conciliar y no provocarte un sueño interrumpido.

Ahora vamos con las bebidas alcohólicas. Ya sé lo que me vas a decir: «Nicolás, es que yo me tomó un vinito o una cervecita y me duermo enseguida». Está bien, es cierto, puede ser que logres conciliar el sueño con facilidad pero créeme que la calidad del mismo disminuirá en picada, ya que el alcohol contiene ciertos componentes que impiden al organismo llegar a las fases de sueño profundo, que es donde realmente se descansa.

Mira, aunque yo no tomo bebidas alcohólicas y considero al alcohol como lo que es, es decir, un veneno hepático, no te voy a decir ni mucho menos obligar a que dejes de consumirlo. Tú eres el dueño de tu vida y haces con ella lo que quieras. Lo que si te sugeriría es que, si vas a consumir bebidas alcohólicas, hazlo siempre con moderación, ya que no solo es perjudicial para tu salud fisiológica sino también para tu salud mental. Ya sabes que en estado de embriaguez que puedes decir cosas de las que luego de arrepientas y que no puedas volver atrás.

 

 

4 – No hagas actividad física intensa

 

«Pero Nicolás, no paras de contradecirte, siempre dices que te encanta hacer actividad física intensa y te consideras un fanático del deporte». Sí sí, desde luego, me encanta hacer actividad física intensa y me considero un fanático del deporte, pero no realizo actividad física intensa en la noche, lo hago o bien temprano en la mañana o al mediodía. ¿Quedó claro?

Ahora bien, ¿por qué no es una buena idea hacer actividad física intensa tarde en la noche? Básicamente porque tu cuerpo va a entrar en un estado de alarma, en un estado activo, propio de la vigilia. Eso por un lado. Por el otro, vas a elevar tu temperatura corporal, justo lo opuesto a lo que – naturalmente – el cuerpo tiende a hacer cuando nos estamos por ir a dormir, que es bajar la temperatura.

Cuando tu cuerpo debería ir despresurizándose, con la actividad física harás que se mantenga muy activo. Por ello, si vas a hacer algo en las últimas horas de la noche, procura que sean actividades relajantes como leer, meditar, hacer respiraciones profundas e incluso tener relaciones sexuales con tu pareja (eso sí que te va a relajar mucho ja).

No obstante, si te resulta imposible realizar actividad física temprano en la mañana o al mediodía, procura hacerlo al menos cuatro horas antes de irte a dormir, para así darle tiempo a tu organismo de irse relajando y descendiendo la temperatura.

 

 

5 – Dejar de preocuparte

 

«Pero Nicolás, ¿qué estás diciendo? Si supieras los problemas que tengo en mi vida». Mira, en primera instancia, todas las personas tenemos problemas, incluso aquellas que tú crees que tienen una vida “perfecta” también los tienes.

Los problemas son parte de la vida, así que deja de anhelar que llegue el día en el que dejes de tenerlos porque eso nunca sucederá, mejor céntrate en desarrollarte y ser tú más grande que tus problemas, para que cuando éstos aparezcan tengas la habilidad necesaria para resolverlos.

Ahora bien, por otro lado, existen problemas y problemas; en ocasiones la vida nos pondrá contra las cuerdas y nos enviará obstáculos realmente grandes. ¿Pero qué crees? Son las pruebas que nos envía para ver de qué estamos hechos.

Pero, independientemente de la magnitud del problema, la cuestión es siempre la misma: cómo vas a reaccionar a los mismos. Tienes dos opciones: preocuparte u ocuparte, no hay más. Como te habrás dado cuenta, la primera no contribuye a solucionar absolutamente nada.

Fíjate algo más. Si llega la hora de dormir y sigues preocupándote por tus problemas, ¿vas a resolverlos así? ¡Claro que no! Los problemas se resuelven ocupándose de ellos, no preocupándose por ellos. Por supuesto, sí hay espacio para pensar cómo resolver un problema, pero luego de esto hay que arremangarse y ponerse manos a la obra.

Otra cosa más: el 99% de las cosas por las que te preocupas nunca sucederá. El genio de Mark Twain lo expresó de manera brillante:

 

Tuve miles de problemas en mi vida, pero la mayoría de ellos nunca ocurrieron.

 

Esos escenarios catastróficos y apocalípticos son solo guiones que tu mente elabora para que no te ocupes de tus problemas y ahorres energía pero, paradójicamente, no ocuparte de tus problemas no va a hacer que se resuelvan e imaginarte cataclismos… ¡te consumirá mucha energía mental!

Por otro lado, siempre debemos poner en perspectiva los problemas, para ello existe una sencilla pero poderosa pregunta que debemos formularnos: «¿qué es lo peor que podría pasar?» Hazme caso y hazte esa pregunta, te darás cuenta que lo peor que podría pasar –  si es que pasa – tampoco es para tanto.

Por último, la única forma de resolver tus problemas es ocupándote de ellos, no preocupándote. Y la única forma de ocuparte es tomando acción.nCréeme, una vez que tomes acción verás cómo se desvanecen tus preocupaciones ya que no puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo.

 

 

Conclusiones

 

Dormir y tener un sueño de calidad es imprescindible para mejorar la calidad de vida; para poder dormir bien existen ciertas prácticas que debemos dejar de hacer para poder mejorar.

En este artículo te he presentado cinco de estas prácticas que debes dejar de hacer.

Ahora solo resta una única cosa: ¡que dejes de hacerlas!

_____________

Créditos imagen destacada: <a href=»https://www.freepik.es/foto-gratis/joven-deprimida-cama-blanca_5896789.htm#query=dormir%20mal&position=23&from_view=search&track=robertav1_2_sidr»>Imagen de jcomp</a> en Freepik

SOBRE EL AUTOR

Nicolás Sánchez Isame

Nicolás Sánchez Isame

Soy un apasionado de la productividad y el desarrollo personal. Luego de años de estudio y aplicación te comparto todo lo que aprendí sobre esta fascinante área del conocimiento. 

0 comentarios

DEJA UN COMENTARIO

2 + 8 =